SIGNIFICACIÓN DE BARAK OBAMA

El triunfo de Barak Obama por un margen del 6% de los votos populares sobre Mc Cain ha dado lugar a la creación de unas expectativas fundadas en una carga emocional por encima de la real. La insurgencia de un hombre afroamericano, carismático, buen orador y formado en Harvard, como presidente de los Estados Unidos, ha sembrado la ilusión de un cambio en muchas mentes liberales y en ciertos sectores de la izquierda.

Es obvio que los tiempos han cambiado, en formas y no en contenido. Un líder de la minoría afroamericana que hubiese osado presentarse como candidato presidencial en la época de la guerra fría era objeto de asesinato por las fuerzas represivas. Martín Luther King y Malcom X, personajes no electorales, fueron matados por simbolizar la resistencia de un sector étnico de la sociedad americana.

Ahora, cuando el modelo capitalista necesita remozarse por atravesar una profunda crisis económica, financiera y política, ha requerido apelar a un dirigente de tez oscura para mantener la dominación. El poder en los Estados Unidos buscaba un líder con características eficaces para seguir manteniendo la relación de poder existente. Ya había antecedentes republicanos con Colin Powell y Condolezza Rice, quienes representaron la “apertura” de ese partido hacia un importante sector históricamente segregado.

Obama es un profesional graduado en Harvard y en la Universidad de Chicago, centros de formación de los cuadros de dirección política. Su perfil es evidentemente el de un defensor de la tradición de poder. Es un hombre bien escogido porque encaja dentro del esquema aspirado por los factores dominantes.

El presidente de U.S.A. es la expresión de una estructura de poder bien cimentada. Es la punta del iceberg representado por el enjambre de sectores poderosos manifestado en las grandes corporaciones transnacionales, los grupos religiosos tradicionales, el sindicalismo mafioso y por encima de ellos, las logias especializadas en el diseño de las directrices para mantener el orden establecido.

Estos grupúsculos bien concentrados y organizados, son el real factótum de la orientación del devenir americano. Está el Council on Foreing Relations, verdadero eje del liderazgo; Skull & Bones, segmento de la Universidad de Harvard donde se escogen los personeros gubernamentales; y la conocida Comisión Trilateral fundada por los Rockefeller para coordinar con los otros polos capitalistas, Europa y Japón, el control del mundo.

En conclusión, el corazón del poder en los Estados Unidos reside en los agentes recónditos señalados complementados por los instrumentos de ejecución. El presidente del ejecutivo es uno de sus vectores y es el rostro que colorea el panorama haciendo tangible unos cartabones ya decididos.

Debido a la crisis financiera, la burbuja inmobiliaria, la próxima recesión y además, el fracaso de la representación como estandarte de las ideas de la Revolución francesa, se hace menester la exploración de nuevas imágenes de liderazgo y cual no mejor sino la de un miembro de los preteridos afroamericanos, apto para reproducir la plataforma de control instalada en Washington.

Es un fenómeno recurrente como lo demuestra la existencia de personajes carismáticos escogidos en América Latina para la conservación de la situación existente. Los Chávez, Lulas, Evo Morales, Correa y compañía, son significantes de esta clase de nuevas figuras para sostener la democracia populista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: