Insurgencia tibetana (El Mundo 26 de abril de 2008)

En el año de 1959 se produjo un levantamiento generalizado en el Tíbet contra la ocupación de china. La insurrección fue derrotada militarmente y el Dalai Lama, líder espiritual de su población, abandonó el territorio y se asiló en la vecina India. Los chinos llegaron a acuerdos con el Panchen Lama, su segundo, y han establecido una administración con miras a anexionarlo.

             Beijing convirtió al techo del mundo en una región autónoma y en los últimos años ha hecho ingentes inversiones en infraestructura como una gran línea ferroviaria y ha ejercido una vieja práctica colonialista empleada por Estados Unidos en Texas y los israelitas en Cisjordania: el traslado de colonos para asentar la presencia del invasor.

Incluso, cuando los chinos derrotaron a la India en el conflicto fronterizo en 1962, se apropiaron de un desierto salado ubicado entre el Tíbet y Xin Jiang, el Aksai Chin, donde construyeron una autopista comunicante de estos dos espacios. La tendencia china es a integrar definitivamente a la región de Lhasa a su soberanía y ha efectuado una asfixia cultural sobre dicho pueblo.

            En el presente año, cuando se cumple 49 del estallido, vuelve esta región remota a ser noticia. Nuevamente irrumpen los tibetanos contra el inmenso poder militar del país de Mao y las notas de prensa y las imágenes son testimonio de la represión al asesinar manifestantes, herirlos y aprehenderlos.

            La conducta del Dalai Lama ha sido de extremada moderación porque quiere volver y en esa perspectiva ha renunciado a la independencia para aceptar sólo autonomía. Ha condenado la resistencia tibetana porque contradice sus prédicas pacifistas.

            La antigua Cathay ha respondido restringiendo las informaciones y reforzando sus alegatos de que Tíbet es parte histórica de su territorio. Adicionalmente acusan a los seguidores del mencionado representante espiritual de ser una mente medieval y haberse prestado a maniobras de la CIA que datan de la guerra fría.

            El argumento chino es la sempiterna aseveración de los colonialistas. Siempre contrastan la civilización frente al salvajismo de los otros. Es la misma tónica occidental para justificar históricamente el imperialismo europeo y el americano.

            La emergencia china en los últimos años se expresa en un crecimiento desmesurado de su economía, fundado en violación de los derechos sociales, laborales y de los niños amén de la hecatombe ecológica generada por la Presa de las Tres Gargantas.

Ese modelo económico capitalista salvaje es acompañado de un esquema de poder basado en el autoritarismo de un solo partido, unas poderosas fuerzas armadas y una política agresiva con sus vecinos. Comprende la recuperación de Hong Kong y Macao, la ocupación de las islas Spratlin, la reincorporación de Taiwán y la represión de Tíbet y la etnia islámica oigur, moradora del Xin Jiang y la restricción a Mongolia Interior y Manchuria. De allí la afirmación de Samuel Huntington en su texto “Choque de civilizaciones” donde pronostica el surgimiento de este país como un polo de dominio mundial.

            Las críticas de Occidentes son hipócritas porque cuidan los descomunales intereses económicos con Beijing. Concomitante apreciamos la opinión de la izquierda tradicional justificando este atropello por sus dogmas de fe. Mas la resistencia pasiva del pueblo tibetano es la esperanza a largo plazo dada la superioridad militar china y aunada a la solidaridad internacional, dará frutos en el futuro.

 

HUMBERTO DECARLI R.

humbertodecarli@yahoo.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: