LA TRAGEDIA COLOMBIANA (El Mundo)

            El conflicto colombiano retumba en nuestro país dado el reciente affaire del intercambio humanitario. Ha sido una confrontación ancestral donde una oligarquía ha manipulado a esa nación generando altos índices de violencia y bajas con resultados lamentables para la gente. Desde la muerte de Jorge Eliécer Gaitán se ha suscitado un espectáculo lesivo caracterizado por los ingentes dígitos de secuestros, desaparecidos, torturados, heridos y muertos. Sin embargo, el combate continúa y no hay visos de finalización  a corto plazo.            A partir de los años sesenta del pasado siglo la lucha se ideologizó con grupos generados a partir de posiciones marxistas entusiasmadas por el volcán de la revolución cubana. Las F.A.R.C. establecieron la denominada “República de Marquetalia”, pretendiendo un reconocimiento internacional no alcanzado. El castrismo se unió a la Teología de la Liberación en el E.L.N. dejando figuras míticas en Fabio Vásquez y Camilo Torres. El maoísmo no se quedó atrás insurgiendo el E.P.L. además de formaciones aborígenes como la del Quintín Lame.            Ulteriormente emerge de los sectores radicales del rojaspinillismo el M-19, con sus acciones espectaculares pero su desgaste y errores incidieron en la derrota militar y su adecuación al modelo plutocrático neogranadino.             El narcotráfico a su vez penetró la política y vimos a Carlos Ledher Rivas electo mandatario local y la campaña electoral de Ernesto Samper salpicada por las finanzas de la droga. Asimismo, el Estado incursionó en la faceta ilegal con los paramilitares quienes ejercieron la violencia con una crueldad inmensa.            En la actualidad presenciamos un panorama grotesco de lo que debe ser una república. Un presidente tan autoritario como Uribe Vélez, la injerencia directa de Washington a través del Plan Colombia, el E.L.N. negociando su deposición de la vía armada, el narcotráfico en apogeo por la incapacidad de las políticas represivas y preventivas de Estados Unidos y Europa y las F.A.R.C. en contubernio con los cultivadores de estupefacientes, coronan esta depresiva situación.            El canje de rehenes de la guerrilla por militantes presos se ha estancado porque en perspectiva a nadie le conviene. Ni a Uribe, quien ha demostrado un absoluto desinterés por los secuestrados y de allí la aversión de los familiares de éstos, ni a la formación dirigida por Marulanda tampoco por el valor de su retención.            Asimismo, hemos apreciado cómo nuestro presidente ha intentado dar un golpe de timón en el mundo con su mediación y el resultado ha sido una pantalla publicitaria. Óliver Stone, Néstor Kirchner, Marco Aurelio García y los representantes de la Cruz Roja Internacional, se dieron cita en la frustración de Villavicencio. Este juicio de valor lo hago independientemente de que pueda liberarse a Clara Rojas y la parlamentaria en cautiverio.            Las iniciativas de paz en el hermano país no pueden lograrse con la mediación de los Estados porque los liderazgos tratan de sacar provecho. Mientras Estados Unidos siga armando al ejército colombiano y las F.A.R.C. adquiriendo instrumentos bélicos con su descomunal finanza la saga de la muerte persistirá.            Será necesaria la intervención de organismo defensores de los Derechos Humanos quienes soporten su mediación en el drama de los desplazados y de los sectores populares víctimas de la convulsión. Sólo en esa perspectiva podrá atisbarse una verdadera salida al holocausto de nuestra vecina nación. HUMBERTO DECARLI R.humbertodecarli@yahoo.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: