Amparo Constitucional contra Smartmatic

diciembre 31, 2007
 
Artículo
Caracas / Venezuela – damefecha(); Lunes, 31 de Diciembre de 2007
 

Introducen amparo contra la reforma constitucional
que involucra a la empresa Smarmatic
Globovisión* / Soberania.org – 28/11/07

El abogado Humberto Decarli, acudió en representación de Celina Añez Méndez y Baldomero Vásquez para introducir un amparo en contra del Consejo Nacional Electoral, fundamentado en el hecho de que la empresa Smarmatic tiene tres contratos con la Alcaldía Metropolitana y la organización informática del PSUV. Globovisión – 28/11/07

Pulse sobre el link abajo para abrir o guardar el archivo PDF

Recurso de Amparo contra
la Reforma Constitucional

Autores: Humberto Decarli, Celina Añez y Baldomero Váquez
Formato: Adobe Acrobat (PDF)
Páginas: 11
Tamaño: 56 KB

 

Extractos


Al margen de sostener nosotros la vulnerabilidad del modelo de votación electrónico existen fundados temores de que la referida empresa SMARTMATIC está incursa en una ostensible amenaza al derecho al voto y a la participación ciudadana.

En efecto, de diferentes informaciones recogidas en la prensa nacional se ha detectado que dicha sociedad mercantil tiene contratos directos con el Estado venezolano, específicamente con la Alcaldía Metropolitana de Caracas sobre la organización de los globos aerostáticos de esa entidad para vigilar y controlar presuntamente al delito, sobre el sistema de salud de esta alcaldía así como con la coordinación informática de la organización política conocida como el Partido Socialista Únitario de Venezuela (P.S.U.V.).

SMARTMATIC ha dicho que su sistema es muy seguro. ¿Y quién va a creerle? SMARTMATIC es una empresa contratista del gobierno. Una contratista privilegiada, ya que tiene contratados tres paquetes con el gobierno: el sistema de votación del CNE,  el Sistema Unificado Automatizado de Seguridad y Salud (SUASS) de la Alcaldía Mayor y el sistema de inscripción de los militantes del PSUV. (Leer más…)

Anuncios

Rueda de prensa de Insurgentes

diciembre 31, 2007

 


Movimiento de Izquierda propone
transformación estructural al país
Isilio Rodríguez* / El Carabobeño (Venezuela) – 31/10/07

Crítica propuesta de reforma constitucional
Caracas, octubre 30 (REDACTA).- El Movimiento de Izquierda Insurgentes, conformada por diferentes estructuras con amplia trayectoria en las luchas sociales, criticó la propuesta de Reforma Constitucional planteada por el presidente de la República, Hugo Chávez.

Durante la realización de la rueda de prensa Humberto Decarli, Elie Habalian y Pablo Hernández Parra, voceros del organismo, explicaron que con estas modificaciones a la Carta Magna hecha por los diputados de la AN queda en evidencia el deseo de decretar el totalitarismo y la militarización en la sociedad venezolana.

Sobre el marco económico, afirmaron que esta “reforma”, de carácter constitucional, pretende realizar alianzas entre las empresas mixtas y el gobierno, lo que implica la entrega de la soberanía a las trasnacionales y gobiernos extranjeros de los productos que benefician al país (petróleo, gas, carbón y todos los servicios públicos).

Resaltaron que durante el año 2006, sin consulta alguna a la Nación, la AN aprobó el Contrato Marco de las Empresas Mixtas, por medio del que las empresas trasnacionales hacen un cambio en su rol, de prestadoras de servicio a propietarias con un 40% de los productos y servicios del país, haciendo que Venezuela se convierta en uno de los soportes de la economía capitalista.

Una vez logrado su principal propósito, el capitalismo globalizado le concederá al gobierno una serie de cambios que aseguran la estabilidad de un nuevo modelo económico. En el que la propiedad mixta Estado-Capital Internacional se convierte en la base económica de toda la sociedad, siendo la primera vez que entrará en legislación en este proceso de reforma a la Carta Magna, expresó Hernández Parra.

También indicó el declarante que las alteraciones a los artículos 112, 113 y 115 propuestas en la Reforma Constitucional, precisamente le otorga un rango legislador a la empresas mixtas en todas las áreas de la economía nacional. En tal sentido explicó que es de carácter inconstitucional establecer negocios con empresas de los distintos gobiernos del exterior, así como con las compañías Chevron, Repsol, Mitsubishi, Lukoil, entre otras. A su juicio quedó claro que la esencia del capitalismo no se transforma, sino todo lo contrario, se profundiza, en esta reforma.
Reforma a la jornada laboral
desregulariza la mano de obra
En torno a la flexibilidad de la jornada laboral, Elie Habalian argumenta que responde a las exigencias del capitalismo globalizado, haciendo que el trabajador dependa cada día más de su trabajo para obtener acumulación de su capital, se prevé que con esta normativa, el gobierno aumente cada día la marginalidad en los venezolanos, lo que hará a la población depender de las “limosnas” del gobierno, y traerá al país un nuevo sistema de explotación y esclavitud al pueblo.

Con la reforma al artículo 90, en el que se toca la reducción de la jornada laboral, explicó, “el Presidente de la República no tiene ninguna necesidad de modificar la agenda diaria de trabajo, dado a que en el artículo 86 al trabajador se le garantiza un sistema nacional de seguridad social y prestaciones sociales, gratuito, universal y público por medio de leyes especiales que el gobierno tiene la obligación de promulgar”.

Por último, Humberto Decarli, junto con sus compañeros de este movimiento, reprochó a los miembros del Comando Nacional de la Resistencia que protestan y hacen manifestaciones de calle, con respecto al tema de la reelección indefinida o continua y echan a un lado todo lo que ha sido planteado en el tema económico y las garantías de trabajo que es una necesidad primordial de todos los venezolanos.


EXPRESIONES MILTARISTAS

diciembre 24, 2007

            El militarismo ha evolucionado en el tiempo. De una experiencia violenta durante la guerra fría se ha transformado en un modelo con legitimación electoral pero manteniendo siempre sus valores de machismo, arbitrariedad, culto a la personalidad, intolerancia y represión.El caso de Myanmar, denominación de Birmania dada por la dictadura militar gobernante del país desde 1962 cuando hubo una asonada dirigida por el general Ne Win para deponer al régimen nacionalista de U Nu, es patético al respecto. Allí comenzó una oscura noche que reprimió la rebelión estudiantil de 1988 y la del presente año encabezada por los monjes budistas.            Se produjo un intento de apertura formal al llamar a elecciones las cuales fueron ganadas por Aung San Suu Kyi pero la sometieron a detención domiciliaria hasta hoy para desconocer su triunfo. La hija del héroe de la independencia birmana es la opción alterna de occidente para el día en que los uniformados dejen de ser eficaces en cuanto a gobernabilidad.            Es un país congelado en la curvatura espacio-tiempo de la guerra fría. Esas dictaduras de los administradores de la violencia del Estado son del pasado porque la brutal globalización sólo puede ser aplicada con modelos representativos. La presión interna de los estudiantes, los ministros de culto budista y el pueblo en general, acicateada por la inflación y la pobreza, puede a la larga dar al traste con la Junta que dirige a la nación.            Es muy importante preguntarse sobre el soporte de la férrea gestión reinante. En el plano económico las transnacionales energéticas mantienen pingûes negocios en Myanmar. Total y Unocal, posteriormente adquirida por Chevron, tienen una exitosa relación comercial con los militares. Asimismo, los estrechos nexos con China e India les dan un respaldo político y los rusos, los vendedores de fusiles, helicópteros y aviones a Venezuela, le entregan el armamento necesario para reprimir al pueblo repitiendo a Chechenia.            De tal manera que el poder mundial le ha concedido siempre un apuntalamiento a los gobernantes de Birmania y ahora al recrudecer las protestas por la pésima situación existente es cuando manifiestan preocupación. Sin embargo, en una muestra de hipocresía Washington habla de sanciones económicas y armamentística como lo hicieron con el oprobioso apatheid surafricano. Las Naciones Unidas mandaron a un emisario para constatar los bárbaros procedimientos de los milicos asiáticos y fue un saludo a la bandera. Al final buscarán una negociación como la practicada con Pinochet para buscar una salida a la crisis.            Llama la atención la postura inerte de nuestro gobierno ante un acontecimiento tan lamentable como la persecución a los opositores al régimen birmano. Chávez opina con frecuencia sobre política internacional como sus declaraciones a favor de Hizbollah en el Líbano y del presidente iraní Amadinejah y acerca de cualquier conflicto pero guarda silencio ante sus colegas de Rangún.            Son dos expresiones de pretorianismo. La asiática, anclada en épocas pretéritas de la confrontación Este-Oeste. La venezolana, manifestación del neomilitarismo donde los oficiales de las fuerzas armadas mandan con espectáculo comicial incluido. Hay diferencias entre sus métodos, unos más cruentos que otros, pero hay afinidad en concebir a la sociedad como un cuartel donde la gente ejecuta órdenes. Todo en nombre del panóptico global que tiene asfixiada a la humanidad. Humberto Decarli R.humbertodecarli@yahoo,es


LA BANALIZACIÓN DE LA REFORMA

diciembre 24, 2007

El reciente incidente entre el Rey de España y el Jefe de Estado venezolano en la cumbre iberoamericana de Chile ha dado demasiado que hablar cuando no debió pasar de un episodio subalterno. Sin embargo, la habilidad mediática del presidente Chávez le ha permitido manipular la ocasión y martillar a la opinión pública insertándola en la campaña electoral del referéndum para aprobar la reforma constitucional propuesta por el ejecutivo nacional.              La oposición ha escandalizado el affaire con fines meramente electorales pero de nuevo lo ha hecho torpemente cayendo en la trampa presidencial. Muchos medios de difusión y dirigentes antichavistas defienden al monarca hispánico frente a Chávez como si fuera la esencia del problema. El presidente venezolano siempre busca llamar la atención en todos los escenarios internacionales porque es una senda para promoverse en el ámbito donde más le interesa dado su proyecto, otrora igual a C.A. Pérez, de convertirse en un líder de rango mundial apuntalado por la chequera de la renta petrolera.            Con la reiteración del acontecimiento del país austral el oficialismo persigue esconder el fondo de la reforma constitucional: la condensación de poder en la figura presidencial, la militarización de la sociedad, las empresas mixtas como subterfugio para encubrir la entrega disfrazada de recursos y el funcionamiento de un régimen ejecutivo con respuesta inmediata y complaciente ante los centros mundiales de poder. Todo ese entramado para consolidar a Venezuela como una fuente segura de suministro petrolero, carbonífero, gasífero y de minerales estratégicos amén de ser una vía para la salida de la biomasa de la Amazonia brasileña y depender de la renta petrolera al ser una economía de puerto donde le sustraen al Estado los petrodólares con las inmensas importaciones.            Al no haber debate, por presentarse planteamientos secundarios al tratar temas intrascendentes, el envión de la reforma se potencializa. Se diluye la discusión en materias irrelevantes como el caso del representante de la Casa Borbón ungido como monarca por decisión del Generalísimo Franco mandando a callar al impertinente venezolano.              La reforma planteada es un dispositivo urgente del presidente para responder a su rol dentro del dominio internacional además de consagrar un proyecto totalitario de inspiración cubana aderezado con el populismo caribeño betancourista. Es una simbiosis donde se buscar alcanzar gobernabilidad, ese estatuto necesario para aplicar las difíciles medidas de la globalización encargadas al caudillo nacional quien detrás de una discursividad incendiaria esconde los úcases de los factores de poder allende las fronteras.               El país necesita la presencia de polémica para salir del atolladero clientelar acicateado por la bonanza inferida del precio alto del oro negro. Pero difícilmente se realizará en el marco del modelo político vigente cuya legitimidad se sustenta en la hipertrofia financiera del Estado y el liderazgo del actual presidente, único existente en Venezuela en los actuales momentos. Mientras tanto, la corrupción, la ineficacia del aparato estatal incapaz de arreglar un hueco en las calles y el alma nacional, se encuentran banalizados. Es el rasgo fundamental de la democracia populista continuada por el culto a la personalidad y el predominio castrense, mientras Venezuela se perfila aún más como un pedestre proveedor de fuente energética fósil. Humberto Decarli R.humbertodecarli@yahoo.es             


DEMOCRACIA TUTELADA

diciembre 24, 2007

            Una de las conclusiones más evidente inferidas del reciente resultado del referéndum sobre la reforma constitucional es la fragilidad institucional. Me refiero a las horas de angustia creadas por la tardanza en anunciar los resultados cuando había terminado el proceso y todo el mundo los conocía.            Un árbitro totalmente parcializado generaba desconfianza y el retardo así lo confirmó. La suspicacia expresada en el silencio era palmaria dada la tradición de martingalas en este rubro desde el año de 1958.            Muchos analistas han sostenido que el alto mando presionó al presidente para reconocer su derrota y suena lógico. En Latinoamérica el rol de los uniformados es el de ser los máximos decisores y constituyen un factor determinante en la toma de decisiones. No es nada desacertado pensar en esta hipótesis sobre todo si tomamos en consideración los acontecimientos acaecidos el 11 de abril.            En tal oportunidad se produjo el derrocamiento del Presidente Chávez sin resistencia alguna. Pero los múltiples grupos alrededor del poder tomado demostraron incapacidad de comprender la realidad. Entonces, en una negociación burocrática y sin poner un solo muerto, la cúpula castrense repuso al Jefe del Estado defenestrado por ser el mayor garante de gobernabilidad.            Asimismo, atisbamos cómo se ha promovido la militarización del Estado venezolano. En los ministerios, institutos autónomos, empresas públicas, la Asamblea Nacional y demás entidades, los oficiales activos y retirados constituyen los cuadros gerenciales. Se llega al colmo, como lo indica el último informe de Provea, de incluir uniformados activos dentro de la jurisdicción penal y la Dirección Ejecutiva de la Magistratura. Además, hay un civil detenido en la cárcel de La Pica bajo jurisdicción castrense.            La Fuerza Armada ha actuado, como lo pretendía constitucionalizar el proyecto de reforma, policialmente. Las masacres de Llano Alto en Apure y la Paragua en Bolívar así lo ratifican. Adicionalmente, asignaturas bélicas se han incluido como obligatoria en los pensa de estudio de secundaria.            La conducta de una oposición oportunista ha insistido en defender la Constitución Bolivariana anteriormente rechazada. Igualmente un movimiento estudiantil, sin agenda y sin opinión respecto una materia muy inmediata como la educación, pretende convalidar una democracia y una libertad en los términos más etéreos.            Como corolario de esta trama se aspira a unificar a la oposición alrededor de un general, Raúl Baduel, hasta hace poco tiempo ministro de la defensa. Sería la guinda de la torta para estrangular el cuadro político venezolano como otrora lo quisieron realizar con Arias Cárdenas.            Como conclusión de los hechos ocurridos en el pasado reciente en el país, estamos en presencia de un esquema de poder supeditado al tutelaje de los administradores de la violencia del Estado. Así es aceptado, tanto por el oficialismo como quienes lo adversan convencionalmente, para dar su aprobación a la democracia formal creada por las cúpulas reemplazantes de la gestión perezjimenista.            El poder en el mundo contemporáneo representa el máximo valor como fue la religión en el medioevo y la economía en la modernidad. Es un esquema de dominación aderezado por torneos electorales buscando legitimación. Pensar, como Fukuyama, que la democracia representativa es el máximo estadio de la humanidad es renunciar al más caro anhelo de la gente, el progreso, los sueños y la utopía. HUMBERTO DECARLI R.humbertodecarli@yahoo.es